Fecha de Publicacion

Perder una mascota durante el embarazo

Nuestra perrita Nicky estuvo con nosotros desde 2007 y disfrutamos mucho con ella. Era una french poodle toy chiricana muy especial que aunque no lo crean hizo hasta de modelo. En una época no vivíamos en Panamá y toda nuestra familia estaba lejos, así Nicky era nuestro mundo.

Ella era nuestra hija de cuatro patitas y nos dio mucho amor, lastimosamente al cumplir un año se le detecto una enfermedad llamada Adisson que le hacia tener convulsiones y otros padecimientos que tratamos de mejorar con los mejores veterinarios. Estuvo enferma durante 3 años y nunca nos dejo de demostrar lo fuerte que era y mucho que amaba su vida, ya que varias veces casi la perdemos.

Una tarde estábamos viendo TV y la tenía encima de mi barriga (a ella le encantaba estar cerca del bebé) y de la nada empezó a convulsionar, después de 10 segundos dejo de moverse, así que salimos corriendo al veterinario y en 10 minutos llegamos. Ya nos conocían de tanto que íbamos con ella, así que apenas nos vieron la agarraron para reanimarla, pero fue demasiado para ella. Sufrió un ataque muy fuerte y murió en mis brazos antes de que pudieran hacer algo.

Fue muy triste y la verdad sentimos que nunca pudimos llorarla como se merecía, ya que "llorar le hacía mal a mi bebé", ese día fue muy terrible pero para ella fue lo mejor, dejo de sufrir y yo siento que esperó a que estuviera embarazada para dejarme en buena compañía. Esto nos paso cuando estaba de 3 meses de embarazo y nunca me imagine que un ser tan pequeño nos marcara tanto como ella, aquí aprendimos que el amor de las mascotas es único e irrepetible y cuando estas lejos de la familia ellos te recuerdan con una movida de colita después del trabajo que la vida es bella y siempre hay que sonreir.

Datos de contacto

Taylin