Fecha de Publicacion

"El producto no es viable", una frase que te cambia la vida.

Había un problema con el saco de líquido amniótico de mi bebé y esto era muy serio.

Lo que sucedió es que parte del saco se estaba saliendo y corríamos el riesgo de una infección y que el bebé se saliera 19 semanas antes de tiempo para ser exactos. ¿Se imaginan ese escenario?, pues les cuento que no fue nada fácil entender esta situación. Como era posible que pasara esto y yo no sentí nada de dolor o ningún tipo de aviso como sangrado o algo, simplemente fue un presentimiento que decidimos seguir.

Una vez en el hospital nuevo a una hora y media de mi casa, solamente con mi esposo y a las 2 am sin comer o dormir, llegó la doctora que cambiaría mi vida por completo. Recuerdo como si fuera ayer sus duras palabras, “El producto no es viable” y yo le dije que no podía ser, el bebé estaba bien.

La doctora, se refería a mi bebé como un “producto” y sí, en medicina ese podrá ser el termino, pero para una mamá con muchas posibilidades de perder su primero embarazo, creo que existen otras palabras para llamarlo así, yo de cariño le llamaba bichito.

Luego de revisarme brevemente, la doctora decidió que era mejor no hacer nada y cuando digo nada, es ningún medicamente solo solución salina y nada de comer, así que nos tocó esperar al turno siguiente y que las doctoras de la mañana evaluaran y decidieran. Y en sus palabras “Si es que no abortas al bebé antes de que lleguen y no vas a comer porque si necesitamos ponerte anestesia no va a funcionar” y yo le dije que como iba a alimentar a mi bebé y me respondió “Los bebés pueden alimentarse de esa solución y ya”.

A la mañana siguiente fue que empecé a tener dolores, nada más y nada menos que contracciones. Las nuevas doctoras (era todo un equipo de 5 especialistas por lo complicada que estaba la situación) decidieron que no me iban a hacer un cerclaje o tratar de parar las contracciones. Yo pedí que le hicieran un ultrasonido para ver si estaba bien y para sorpresa de todos el bebé estaba perfecto, eso la verdad me dio muchas esperanzas y tranquilidad.

Entiendo los nombres médicos para un bebé, pero nada cuesta tener algo de tacto y llamarlo bebé frente a sus padres, después de todo somos seres humanos y nada cuesta dar amor a quien lo necesita.

Gracias a todos los Ginecólogos Obstetras que aman su trabajo y tratan a las mamás como se merecen, realmente esto hace la diferencia cuando tienes una amenaza de aborto o cualquier complicación durante la gestación.

En la siguiente entrada del blog les cuento como nos termino de ir en nuestro primer embarazo.

Datos de contacto

Taylin